Esteryfil - Maquinaria para filtración de líquidos


Tierras Filtrantes

Productos



Tierras coadyuvantes para la filtración de diatomeas y celulosa.

Tierras fósiles de diatomeas.

Diátomea
El material del que se componen las tierras minerales es la Diatomea (o Diatomita), un mineral compuesto por los restos de los esqueletos de plantas acuáticas microscópicas, unicelulares, llamadas diatomeas. Estas plantas fueron parte de la ecología de la tierra desde tiempos prehistóricos, y siguen formando parte del ciclo de vida de los océanos. Aparecen en colonias como una masa gelatinosa que sirve de alimento a pequeños peces que a su vez son el alimento de habitantes marinos de mayor tamaño.

La diatomea consiste de una célula viva, envuelta y protegida por las dos mitades de una especie de "caja" de sílice. Esta "caja" la fábrica la misma célula, con sílice extraída del agua de mar, por un mecanismo que aún no se conoce. Por lo tanto, estas plantas microscópicas viven dentro de una delgada caja transparente y porosa que es en realidad su esqueleto.
Tanto la forma de estos esqueletos, como el dibujo que forman los poros es de una gran variedad, dando lugar a una infinidad de tamaños y tipos diferentes. Se conocen más de 400 formas típicas (muchas de ellas en forma de discos), y los tamaños van desde menos de un micrón hasta más de 100.

Cuando se completa el ciclo de vida, la materia orgánica de la diatomea se degrada, y el esqueleto de sílice se deposita en el fondo del mar, formando a lo largo de milenios, grandes depósitos de una roca blanda, sedimentaria silícea.
Diátomea
Los yacimientos de diatomea de California (EEUU), Jalisco (México), Arica (Chile), y Arequipa (Perú), de donde provienen las diatomeas que se formaron probablemente hace más de 15 millones de años, en el período Mioceno Superior, cuando el océano Pacífico o grandes lagos cubrían esas regiones. Después de miles de años, los microscópicos esqueletos formaron espesos mantos en el fondo del mar, que quedaron expuestos al retirarse el océano, o al elevarse el fondo del mar por movimientos de la corteza terrestre.

Estos depósitos son de gran espesor y pureza, y contienen diatomeas de muy variadas formas lo cual las hace especialmente aptas para su uso como auxiliar filtrante o carga funcional.

La filtración es un proceso por el cual partículas que están en suspensión en un fluido son separadas del mismo haciéndolo pasar a través de un material permeable. La filtración con es generalmente una operación realizada en dos pasos.

Primero se deposita sobre las telas del filtro, una delgada capa de ayuda filtrante, denominada la “precapa”, utilizando agua limpia o el mismo líquido ya filtrado en una etapa anterior.

Después se comienza a hacer pasar por las telas el líquido a filtrar, al cual se le agregan en forma constante, pequeñas cantidades de auxiliar filtrante, la “dosificación”.

Así se logran dos objetivos: la precapa evita que los sólidos que enturbian el líquido a filtrar, ensucien las telas del filtro. Y la dosificación evita que esos sólidos impermeabilicen la “torta” que se forma al acumularse los sólidos retenidos y el auxiliar filtrante sobre las telas del filtro.

Tierras vegetales de celulosa



Tierras vegetales
Las tierras de celulosa como adyuvantes se extraen directamente de los arboles en plantaciones especificas y controladas. El consumo específico de material auxiliar orgánico para filtración es - comparado con productos minerales - hasta un 70% inferior. En la práctica esto significa, no solo la utilización de menos cantidad de material, sino también una menor proporción de lodos, cuya eliminación es complicada y cara.

Sin embargo, la menor cantidad de lodos contiene al mismo tiempo menos materia filtrada remanente, que en la práctica significa menores pérdidas de producto mediante eliminación de lodos húmedos de la filtración. Los lodos de filtración, provenientes de los auxiliares orgánicos de filtración, permiten un efectivo prensado o hasta briquetado.
De ese modo es posible recuperar una importante parte de la valiosa materia filtrada remanente, logrando un mayor ahorro en los costos. Debido a la estructura fibroforme de los auxiliares orgánicos de filtración, se obtienen compactos o briquetas estables y definidas, que son frecuentemente agregados para su aprovechamiento, logrando mayor rentabilidad.

Dado que el material auxiliar orgánico de filtración es completamente biodegradable, los remanentes de filtración no cargados, pueden ser aprovechados en cultivos, compostaje o también en la alimentación de animales, logrando mayor rentabilidad.
Tierras vegetales
Por el otro lado, los remanentes de filtración con carga, pueden ser aprovechados térmicamente con costos reducidos, debido al valor calorífico propio (BTU) de los auxiliares orgánicos de filtración, así como el muy bajo contenido de cenizas.

En casos individuales, hasta es posible la recuperación de valiosos materiales, mediante la combustión libre de residuos de los auxiliares orgánicos de filtración, los cuales fueron separados con anterioridad a través de un proceso de filtración (ejemplo: filtrado con catalizador).

Al contrario de muchos auxiliares minerales de filtración corrientes, catalogados desde hace años como "cancerígenos", la ausencia de componentes nocivos, cristalinos, en el material auxiliar orgánico de filtración, manipulado adecuadamente, brinda una seguridad médico-laboral inobjetable.

Gracias a la estructura fibroforma, la superficie resquebrajada así como el gran volumen poroso, con los auxiliares orgánicos de filtración, en la práctica generalmente es posible lograr - en comparación con productos minerales - mayores caudales de circulación y simultáneamente una duración más prolongada de los filtros.

Asimismo, las fibras se comportan de manera elástica contra impulsos de presión. Estas puentean los pequeños puntos dañados del tejido del filtro y facilitan, por su poder de adherencia interna, la posterior limpieza de la torta de filtración. Dado que los auxiliares orgánicos de filtración son materiales blandos, no abrasivos, las bombas, tuberías y los elementos de transporte se mantienen en buen estado.




Filtros y Procesos Esteryfil, S.L. - Telf.: +34 934 420 592


Aviso legal - Política de cookies - Mapa web - Producido por Anunzia

SEDE CENTRAL
C/ Imprenta de la Alborada, 241 - Nave 8 Polígono. 14014, Córdoba - esteryfil@esteryfil.com

SEDE ADMINISTRATIVA Y TALLERES
C/ Priorat, 70 Polígono Can Carner, 08211 Castellar del Vallés - info@esteryfil.com